CIRUGÍA FACIAL

RINOPLASTÍA

La nariz está entre los rasgos más importantes de la cara que determinan la simetría, el equilibrio y la personalidad. Es en la pubertad cuando la nariz toma su forma definitiva y su efecto estético.

La rinoplastía es la cirugía que modifica la forma de la nariz. Cada rinoplastía es diferente y debe evaluarse de forma individual y adaptarlo con las facciones del rostro de forma integral de acuerdo a las características de cada paciente, para lograr la armonía y naturalidad.

Se puede reducir o aumentar el tamaño, eliminar la jiba, elevar la punta, entre otros.

La rinoplastía puede ser estética, funcional, reparadora, reconstructiva. Permite corregir algunos problemas de respiración, desviación de tabique o deformidades producidos por accidentes o traumatismos. Se puede realizar desde los 16 o 17 años de edad lo ideal es esperar a que las estructuras anatómicas estén desarrolladas por completo.

Descripción del procedimiento:

La técnica actualmente ha avanzado mucho como para obtener los mejores resultados posibles. Se toman medidas en el rostro para buscar la perfecta armonía entre sus partes. En algunos procedimientos se puede hacer una incisión en el interior de la nariz o en todo caso mediante una pequeña incisión en la columna central, pero que se puede ocultar bien, en el pliegue natural donde las ventanas se encuentran con la piel y desde ahí vamos a tallar y modelar los huesos de acuerdo al estudio previo.

Cuidados:

Una vez finalizada la intervención se procede a la colocación de una férula acrílica sobre la nariz. En los días posteriores puede presentarse un edema e inflamación en los párpados.

Posteriormente se puede colocar un esparadrapo por unos días más. Los puntos en el interior de la nariz se absorben espontáneamente.

Se recomienda usar ropa de botones para mayor comodidad, mantener la cabeza elevada, reposo en casa, cepillar los dientes de forma delicada, no comer alimentos duros, no sonar la nariz o estornudar.

Se tiene que cambiar las gasas de forma ocasional y evitar esfuerzos físicos. No se debe usar lentes de sol para no lastimar el tabique.

Información del tratamiento:

  • Duración: 2 hora
  • Anestesia: Local más sedación
  • Hospitalización: Ambulatorio
  • Recuperación: 1 a 2 semanas
  • Problemas y posibles riesgos: Edema, equimosis, sangrado nasal, dolor.