POR TECNONLOGÍA

CAVITACIÓN

El fenómeno de la cavitación se origina al aplicar sobre la piel un equipo de ultrasonido sumamente potente (ultracavitador). Los ultrasonidos producen cambios de presión y temperatura en el líquido intesticial del tejido graso, lo que provoca la aparición de microburbujas, cuya presión rompe las membranas de las células grasa.

De esta manera, se desencadena la destrucción de adipocitos. Los resultados comienzan a observar durante las primeras semanas. Se produce una reducción de centímetros del contorno corporal, se armonizan las formas del cuerpo, y en el caso de las mujeres, se produce una notable mejora del aspecto de la piel con celulitis.

Estos resultados se mantienen en el tiempo sin problemas, siempre que se siga un control sensato y se modere la ingesta de grasas.